Las empresas españolas salvan el congreso alternativo al Mobile

Tech Spirit Barcelona arrancó este martes como punto de encuentro de compañías, inversores y startups. El congreso nacido como alternativa a la cancelación del Mobile World Congress acoge esta semana en la Llotja de Mar 1.000 reuniones en las que participan 400 empresas, un 65% españolas, según ACCIÓ. Sin parte de los expositores, el evento se centra en hacer contactos y en las conferencias de 60 ponentes. Telefónica, Seat o CaixaBank son los gigantes del Tech Spirit interesados en el emprendimiento. El congreso cuenta con 100 inversores internacionales que decidieron mantener su viaje a Barcelona.

“Estaba a punto de cancelar mi vuelo, pero vi lo que estaban organizando las startups y decidí venir”, afirmó este martes Thomas Alt, del fondo de capital riesgo norteamericano Atlantic Bridge, en la primera jornada del encuentro. Con conocimiento de causa —vendió su compañía a Apple en 2015—, Alt fue consciente de las pérdidas que las empresas más pequeñas podrían sufrir a raíz de la cancelación del Mobile. Preguntado por si su fondo invertirá en alguna de la decena de startups con las que se reunirá, respondió: “Por supuesto, pero no es algo que se decida en 24 horas. Hay que estudiarlo”

El director de Servicios Digitales Telefónica Mediterráneo, Bruno Vilarasau, estuvo en el espacio que ACCIÓ había habilitado para las reuniones de startups con grandes empresas. Minutos después de que Glovo y eDreams se erigieran en el escenario como unicornios —startups que superaron los 1.000 millones de euros—, Vilarasau detallaba otra fórmula de éxito para los emergentes: colaborar con los que ya son grandes.

Start4big se presentó este martes como iniciativa de Aigües de Barcelona, CaixaBank, Naturgy, SEAT y Telefónica para impulsar startups. “Borramos fronteras entre sectores y externalizamos parte de la innovación”, valoró Núria Domínguez, directora de Innovación Abierta en Seat. “A mí me puede interesar la identificación biométrica para identificar a un cliente a través de la tele y a Seat para saber quién conduce”, defendió Vilarasau, en una sala con presencia de otras multinacionales como Mediapro o Torres.

“Necesitamos 4 millones más para llevar nuestro producto a los Estados Unidos”, detalló Salvador Gutiérrez, director de la startup MJN Neuroserveis, que ya ha conseguido levantar 3,3 millones para desarrollar un auricular capaz de predecir ataques epilépticos. Se reunió con una directiva de una gran farmacéutica que prefirió mantener el anonimato y resaltó: “No solo buscamos inversión, sino colaborar en un win win”. Tras levantarse de la mesa, las dos empresas se dispusieron a firmar una cláusula de confidencialidad y a compartir información para un posible acuerdo.

Joan Romero, consejero delegado de ACCIÓ, celebró que se haya podido salvar el Brokerage Event del Mobile, que organiza la agencia de competitividad de la Generalitat. “Es como un Tinder tecnológico”, bromeó. Son citas de 20 minutos en las que también participan pymes. “Veremos los resultados en tres o cuatro meses”, apuntó sobre unos encuentros que el año pasado generaron 9.000 millones de volumen de negocio, cifra no comparable a la que saldrá de este año porque, sin Mobile, no hay gigantes internacionales ni stand donde mostrar los productos.

“Solo tendré 3 ó 4 reuniones”, explicó Patryk Dumicz, que viajó a Barcelona desde Polonia para representar a su empresa, Blue House Technologies. Los asistentes comentaban que varias reuniones internacionales se han salvado por Skype. Sin embargo, Dumicz decidió hacerlas presencialmente: “No podía cancelar los vuelos y el hotel y aquí hace mejor tiempo que en Varsovia”.

Por: JORDI PUEYO BUSQUETS

EL PAIS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.